Los museos de arte y sus controvertidos mecenas se suben a la carrera por los Oscar


Nan Goldin en All the beauty and the bloodshed
Nan Goldin en «All the beauty and the bloodshed».

El documental «All the Beauty and the Bloodshed», que explora la carrera de la fotógrafa estadounidense Nan Goldin y su destacado rol en la caída de la millonaria familia Sackler, mecenas de arte y dueños de la empresa farmacéutica fabricante del altamente adictivo Oxycontin, competirá en la categoría Mejor Documental de la 95ta. edición de los premios Oscar que se entregarán el próximo domingo en Los Ángeles: «Realmente quiero ganar», dijo la autora de la serie «La balada de la dependencia sexual».

La película (cuyo título se podría traducir como «Toda la belleza y el derramamiento de sangre») está dirigida por Laura Poitras y es protagonizada por Goldin, quien llevó adelante una fuerte campaña contra Purdue Pharma, la empresa farmacéutica de la familia Sackler, un clan que llegó a tener siete salas del Museo Metropolitano de Nueva York con su nombre, y algunas otras en el Museo Louvre de París, hasta que se evidenció su responsabilidad en la crisis de los opioides que sacudió a Estados Unidos y que mató por lo menos a 500.000 personas.

«Realmente quiero un Oscar. No lo esperaba, pero lo quiero», dijo la reconocida fotógrafa a la agencia AP, luego del tradicional almuerzo de nominados a los Premios de la Academia, que tuvo lugar en Hotel Beverly Hilton en Beverly Hills, California.

El filme, que tuvo su debut en el marco de la 79ª edición del Festival de Cine de Venecia, en 2022, donde obtuvo el prestigioso León de Oro, recorre la vida y la carrera de Goldin primero, y su insistente lucha por responsabilizar a la empresa del clan Sackler de la epidemia de opioides, después.

Considerada una de las más prestigiosas fotógrafas contemporáneas, conocida por su trabajo sobre la sexualidad y las drogas, especialmente la serie «La balada de la dependencia sexual», que documenta las comunidades queer en la Nueva York de los años 70 y 80, Goldin revela su propia adicción a esos analgésicos opiáceos.

Luego de volverse adicta y de sobrevivir a una sobredosis de fentanilo casi mortal, Goldin fundó en 2017 el grupo de defensa Pain (Prescription Addiction Intervention Now) con el fin de presionar a los museos y otras instituciones artísticas para que pongan fin a las colaboraciones con la familia Sackler (propietaria de Purdue Pharma, fabricante de OxyContin), que lleva mucho tiempo apoyando económicamente las artes.

«Mi mayor orgullo es haber puesto de rodillas a una familia de multimillonarios en un mundo en el que los multimillonarios tienen una justicia diferente a la de la gente como nosotros y su impunidad es total en Estados Unidos. Y hemos derribado a uno, hasta ahora», había declarado Nan Goldin durante el estreno en Venecia.

Trailer «All the beauty and the bloodshed»

VER VIDEO

Por su parte, la directora Laura Poitras, periodista de investigación confidente de los denunciantes Edward Snowden y Julian Assange, dijo: «Como cineasta que ha hecho trabajo político, respeto mucho lo que Nan ha decidido hacer, utilizar su poder e influencia en el mundo del arte para exigir responsabilidades y exponer esta filantropía realmente tóxica que hemos visto con la familia Sackler. Pero no son los únicos».

«Esta película es un reto para otros artistas o personas que tienen posiciones de poder: ¿cómo utilizan o no ese poder? Aquí tenemos a una artista legendaria, que decidió arriesgar su posición en el mundo del arte para exponer su corrupción y la filantropía tóxica y el blanqueo de dinero e instituciones de sangre».

La crisis de los opioides se ha relacionado con más de 500.000 muertes en Estados Unidos en las últimas dos décadas. El año pasado, el Museo Metropolitano de Nueva York anunció que dejaría de exhibir el nombre de Sackler en sus galerías, tras unirse a otras instituciones artísticas y educativas que dejaron de aceptar donaciones de ellos.

Los Sackler se encontraban entre los mecenas del mundo del arte más venerados del último medio siglo, donando millones y millones de dólares a los museos más famosos del mundo, en gran parte para pulir su imagen como filántropos.

Purdue Pharma y tres ejecutivos se declararon culpables en 2007 y acordaron pagar más de 600 millones de dólares por engañar al público sobre los riesgos del OxyContin. En 2020, Purdue Pharma se declaró culpable de cargos penales relacionados con la comercialización de OxyContin. Las demandas han continuado.

En un escalofriante fragmento del filme se puede ver a estos multimillonarios, durante el juicio que se les llevó adelante, con la mirada perdida en sus pantallas, mientras los padres de un muchacho fallecido los obligan a escuchar los aullidos de dolor de su hijo, en plena crisis de abstinencia, y poco antes de morir.

La película «All the Beauty and the Bloodshed» está nominada en la categoría de Mejor Documental de los Oscar junto con «A House Made of Splinters», «All That Breathes», «Fire of Love» y «Navalny».





Source link

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *